jueves, 12 de febrero de 2009

Sobre "The curious case of Benjamin Button"

Cuanta sensibilidad en dos horas y cuarenta minutos de celuloide. Cada frase, cada pensamiento de Benjamín es un frasco de sabiduría. Este viaje en reversa por los pasillos del alma me enseña a aceptar con gratitud la vida y la muerte.
El final de este filme te saca esa rara sonrisa que se acompaña con una lágrima de esas que se resbalan por la orilla externa de los ojos.
Mi escena favorita es cuando explica como pequeños detalles, caprichos del universo, se relacionan con un fatal accidente.

1 comentario:

Mariana Hernández dijo...

Hay momentos en las que se vuelve lenta, pero está muy bien contada la película, me gusta que esté en el elenco Jared Harris hace un personajazo como el capitán Mike.