sábado, 6 de octubre de 2007

La Camisa

Recientemente salí a comprarme una camisa. Entré en una de las tiendas y le comenté a un empleado que me venía siguiendo desde que puse el primer pie en el establecimiento, que estaba buscando una camisa casual, de color claro. Me indicó donde estaban y procedí a la búsqueda. Me llamó la atención un anaquel que tenía camisas de muy buen gusto y que estaban dobladas todas, dentro de sus empaques de plástico. Cuando me acerqué, el empleado que me venía vigilando me advirtió que esas camisas eran de gemelos. Al oír esto le respondí que era justo lo que necesitaba. Busqué una de mi talla, pasé la tarjeta de crédito y me fuí a casa "juyendo", a probar combinaciones de corbatas. Cuando llegué y destapé el paquete me sentí decepcionado y engañado. El paquete tenía una sola camisa. cuando escuché que eran de gemelos pensé que venían dos en uno. Para colmo tuve que llevarla a un sastre puesto que no tenía botones en las mangas.

1 comentario:

Eitaina dijo...

Hi Thomas, no habia visto tu blog, muy bueno este. Gray